Spurgeon, el Peregrino: El Peregrinaje Teológico de Charles Spurgeon

El peregrinaje teologico de Charles Spurgeon.png

Introducción

En mi artículo anterior, El Segundo Punto del Arminianismo; Liberado para Creer Parte 1, mencione como Charles Spurgeon, el gran predicador Bautista, de orientación calvinista, criticó al Calvinismo sobre su doctrina de la Regeneración Previa, y como el, no se había aferrado al dogma calvinista sobre la regeneración, y en mi conclusión escribí lo siguiente:

“¿Quieres seguir ciegamente creer en el Ordo Salutis Calvinista?  O ¿Quieres seguir el noble ejemplo de Charles H. Spurgeon al apegarse al orden bíblico para la Salvación del hombre a pesar de que contradecía su posición doctrinal?”

¿De dónde saque esto? Aunque de adolescente, había leído la biografía de Charles Spurgeon narrada en el libro clásico “Biografías de Grandes Cristianos” de Orlando Boyer, que me gane en un concurso de conocimiento bíblico en una reunión de jóvenes de mi iglesia de crianza, y posteriormente, veía como los “nuevos calvinistas” en las redes sociales tienen a Charles Spurgeon como una especie de “estandarte del calvinismo”, por lo que  yo creía que Spurgeon siempre fue un calvinista acérrimo, como lo dibujan los Nuevos Reformados en las redes sociales, pero posteriormente me di cuenta que no fue así. Hace un par de años, leí un artículo en inglés muy interesante del blog Beyond Calvinism (Más Allá del Calvinismo) llamado: “From Cage-stage to “Arminian Calvinist or a Calvinistic Arminian”: Charles Spurgeon’s theological journey” (“De un Calvinista en “Etapa de Jaula” a un “Arminiano Calvinista o un Calvinista Arminiano”: El Peregrinaje Teológico de Charles Spurgeon”), por lo tanto, debo reconocer que gran parte de la investigación sobre los sermones de Charles Spurgeon no es mía, sino que es de la autoría del autor anónimo del blog Beyond Calvinism, por lo que citare muchas citas textuales del mencionado artículo, junto con mis propias opiniones y mi propia investigación en especial sobre la biografía y doctrina de Charles Spurgeon.

El joven Spurgeon; El Calvinista de “Etapa de Jaula”

El famosísimo y recientemente finado teólogo calvinista, R.C. Sproul, comenta en un artículo de su autoría en su blog personal de su ministerio Ligonier Ministries, llamado, Cage Stage Calvinism (Calvinismo de “Etapa de Jaula”), haciendo referencia a los nuevos adherentes del Nuevo Calvinismo que surgió en las redes sociales, aproximadamente desde el año del 2008. El término inglés “Cage Stage” (Etapa de jaula), se refiere (de forma burlona) a las jaulas de los manicomios donde se tienen en observación a los enfermos mentales y hace referencia a la furia y celo con el que los nuevos adherentes a la doctrina calvinista en las redes sociales, defienden sus puntos doctrinales, como el mismo Sproul comenta:

“Los calvinistas de “etapa de jaula” son identificables por su insistencia de llevar cualquier debate a un argumento para la “Expiación Limitada”, o por hacer su misión personal, el asegurarse que todo mundo escuche (muy a menudo muy ruidosamente) las verdades de la Elección Divina” (Sproul, 2015).

cage-stage51
Tomado de: http://adam4d.com/cage-stage/

Cuando Spurgeon era un joven de solo 24 años, predicó un sermón en la capilla New Park Street¸ en el suburbio de Southwark en la ciudad de Londres Inglaterra en el verano del año 1858 titulado: Las Bendiciones del Pacto (No. 2681). Spurgeon, solo tenía 8 años de convertido, y solamente tenía de 4 a 5 años predicando (Beyond Calvinism, 2016). En este sermón, se le puede leer atacando severamente al Arminianismo y a los Arminianos.

“¡Para nada yo sirvo al dios de los Arminianos! ¡Yo no tengo nada que ver con él y no me postro ante el Baal que han construido!¡Él no es mi dios y nunca lo será! Yo no le temo ni tiemblo ante su presencia. Un dios mutable puede ser el dios del Arminiano – él no es dios para mi” (Spurgeon, Covenant Blessings (No. 2681), 2005)

¿No es la actitud insolente de Spurgeon similar o igual a la actitud altanera e insolente de muchos calvinistas en las redes sociales? Si, así es. En las redes sociales, como Facebook, podemos ver a calvinistas diciendo este tipo de insultos (hereje, réprobo, y muchos otros)  a hermanos cristianos que no comulgan con sus creencias calvinistas.

Yo considero la actitud de Spurgeon en este sermón, no solo insolente y altanera, sino con una actitud de mal agradecimiento ¿Por qué de mal agradecimiento? Porque si consultamos la biografía de Spurgeon, podemos ver que su conversión a los 15 años de edad, fue en una pequeña capilla Metodista Primitiva, en Colchester, el pueblo donde vivía Spurgeon, y como sabemos, la Iglesia Metodista y cualquier iglesia que se derive de ella, son abiertamente arminianas. En una humilde capilla Metodista, Spurgeon encontró lo que en ninguna iglesia Reformada podía encontrar, la Salvación.

Allan Román, en su biografía de Charles Spurgeon, Otro Peregrino, nos dice sobre la conversión de Spurgeon:

“Charles había visitado muchas de las capillas de Colchester, confiando en oír una palabra de esperanza, pero sin ningún resultado. Nadie, así lo parecía, le podía guiar a Cristo. Así que en esa mañana de Enero, se dirigió a una iglesia, esperando que algún ministro le dijera cómo podía ser salvo. Como lo comentamos al principio de esta biografía, la nieve caía con fuerza. La tormenta le desvió y no llegó al lugar de adoración al que había planeado asistir originalmente. Primero había pensado acompañar a su padre a Tolesbury, pero se decidió que no fuera. Entonces eligió alguna iglesia de Colchester. Caminó por las calles llenas de nieve. En el camino recordó unas palabras de su madre en el sentido de que debía visitar la capilla metodista primitiva, ubicada en Artillery Street. Entonces, cuando pasaba por esa calle, debido a la fuerte nevada y al gélido viento, decidió entrar en esa pequeña capilla. Unas quince personas se encontraban en su interior. Charles no podía ni siquiera levantar su mirada; la aflicción le oprimía su corazón. Pero en ese sencillo escenario vino la redención. Gustaba de recordar ese día feliz y le encantaba contar la historia; estaba convencido del poder del testimonio propio para tocar a otros” (Román, pág. 56).

Me encanta como Orlando Boyer, en su obra, Biografías de Grandes Cristianos, relata este episodio de la salvación de Spurgeon, y como describe todo ese escenario.

“Cuando Carlos era todavía pequeño, quedó convencido de pecado por Dios. Durante algunos años se sintió como una criatura sin esperanza, sin consuelo; asistía a diferentes cultos en distintos lugares, sin llegar a saber cómo podía librarse del pecado. Entonces, cuando tenía quince años de edad, aumentó en él el deseo de ser salvo. Ese deseo aumentó en tal forma que pasó seis meses agonizando en oración. En ese tiempo, un día asistió a un culto en cierta iglesia; pero ese día el predicador no pudo ir al culto debido a una gran tormenta de nieve. A falta del pastor, un zapatero se levantó para predicar ante las pocas personas que se encontraban presentes, y leyó este texto: “Mirad a mí, y sed salvos, todos los términos de la tierra” (Isaías 45:22). El zapatero, que no tenía experiencia en el arte de predicar, solamente podía repetir el pasaje y decir: “(¡Mirad! No es necesario que levantéis ni un pie, ni un dedo. No es necesario que estudiéis en el colegio para saber mirar, ni tampoco que contribuyáis con 1000 libras esterlinas. Mirad a mí, y no a vosotros mismos. No hay consuelo en vosotros. Miradme, sudando grandes gotas de sangre. Miradme colgado de la cruz. Miradme, muerto y sepultado. Miradme, resucitado. Miradme, sentado a la derecha de Dios.” Luego, fijando los ojos en Carlos, le dijo: “Joven, parece que tú eres desgraciado. Serás infeliz en la vida y en la muerte si no obedecieres.” Entonces gritó con más fuerza: “(Joven, mira a Jesús! (Míralo ahora!” El joven miró y continuó mirando, hasta que por fin, un gozo indecible se apoderó de su alma” (Boyer, 1983, págs. 76-77) .

El joven recién convertido, empezó a asistir a la pequeña capilla Metodista, pero al escuchar algunas enseñanzas metodistas (y para mi gusto, mal explicadas) sobre las doctrinas de la Perseverancia Condicional (de raíz arminiana wesleyana) y la doctrina de la Perfección Cristiana, en especial, una exégesis mal aplicada de Romanos 7:24, el joven Spurgeon, que por su crianza calvinista-puritana, rechazaba al arminianismo, en especial, la doctrina de la Perseverancia Condicional (Román, pág. 57), el jovencito Spurgeon decidió salir de la Capilla Metodista para no volver, pero su actitud fue altanera y en su diario, desdeñó a todo el metodismo diciendo:

“Son muy buenos para gente no convertida, pero de poca utilidad para los hijos de Dios. Ese es mi concepto del metodismo” (Román, pág. 57).

En cambio, en la pequeña y humilde capilla Metodista Primitiva de Colchester aún se conserva la banca donde el joven Spurgeon fue salvo y fue engravada una inscripción en una placa de mármol, en honor a aquel memorable día, que dice:

“Grabadas en una placa de mármol colgada de la pared junto a la banca de la capilla metodista primitiva de Colchester, donde el adolescente Charles Haddon Spurgeon se sentó cuando “su carga le fue quitada de sus hombros,” están puestas en relieve estas palabras: “Miré en ese momento, y la gracia de la fe me fue concedida en ese mismo instante; y ahora pienso que puedo decir en verdad: “Desde que por fe vi el arroyo que tus heridas sangrantes alimentaban el amor redentor ha sido mi tema y lo será hasta que muera”” (Román, pág. 55).

Y en la calle, el ayuntamiento de Colchester, colocó una placa que dice:

“Charles Haddon Spurgeon 1834-1892,  PREDICADOR, Fue convertido en esta capilla el 6 de Enero de 1850”.

Colchester Methodist Chapel
Antigua Capilla Metodista Primitiva de Colchester. Tomada de: https://www.frankgantz.com/spurgeons-conversion/
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Placa en conmemoración al día de conversión de Charles Spurgeon. Tomada de: https://eardstapa.wordpress.com/2009/06/06/colchester-scene-of-spurgeons-conversion/

El cambio empieza a operarse

El autor anónimo del artículo del blog Beyond Calvinism, hace una observación muy importante basada en su propia investigación cronológica de los sermones de Charles Spurgeon.

“Cualquier sermón de la década de los 1850’s, muestra a Spurgeon muy hostil hacia los Arminianos, especialmente en la doctrina de la “Perseverancia de los Santos”, pero para 1860, aparentemente, alguien le había dado una traducción de las Obras de Arminio (de las cuales cita), y como resultado, en lugar de atacar a los Arminianos, encontramos a Spurgeon defendiendo a los Arminianos del cargo que nosotros negamos la doctrina de la Depravación Total” (Beyond Calvinism, 2016).

La evidencia que Spurgeon leyó las Obras de Arminio, fue que en el sermón, La Autosuficiencia Eliminada #345, fechado el 11 de Noviembre de 1860 (solo dos años después del sermón “Las Bendiciones del Pacto” donde Spurgeon criticó brutalmente a los Arminianos) hace una cita directa de una copia de las Obras de Arminio que tenía en su poder, ahora defendiendo a los Arminianos de la falsa acusación que el Arminianismo niega la doctrina de la Depravación Total.

“Con la excepción los antiguos pelagianos y su moderna prole, yo desconozco que la Iglesia haya aportado algún caso de algún profesante que haya dudado de la incapacidad del hombre separado de Dios el Espíritu Santo. Nuestras confesiones de fe son casi unánimes sobre este punto.

Pero escucho que alguien pregunta: “¿Acaso no creen los arminianos que hay una fuerza natural en el hombre por la cual él puede hacer algo?” No, hermanos míos, el verdadero arminiano no puede creer tal cosa. Arminio habla muy correctamente acerca de este punto. Cito sus propias palabras, de conformidad a la traducción que poseo: “es imposible que el libre albedrío, sin la gracia, comience o perfeccione cualquier bien verdadero o espiritual. Yo afirmo que la gracia de Cristo, en lo tocante a la regeneración, es simple y absolutamente necesaria para la iluminación de la mente, para el ordenamiento de los afectos, y para la inclinación de la voluntad hacia lo que es bueno. Eso es lo que opera en la mente, en los afectos y en la voluntad; lo que infunde buenos pensamientos en la mente, lo que inspira buenos deseos en los afectos, y conduce a la voluntad a ejecutar esos buenos pensamientos y esos buenos deseos. Va por delante, acompaña, y sigue. Provoca, ayuda y obra en nosotros el querer, y obra con nosotros para que no queramos en vano. Previene tentaciones, está junto a nosotros y nos ayuda en las tentaciones; es una ayuda en conceder gozar de la victoria. Levanta de nuevo a los que son vencidos y caen, los restablece, y los dota de nueva fuerza, y los vuelve más cautos. Comienza, promueve, perfecciona y consuma la salvación. Yo confieso que la mente del hombre natural y carnal está entenebrecida, que sus afectos son depravados, que su voluntad es refractaria, y que el hombre está muerto en el pecado.

Richard Watson, quien entre los arminianos modernos es considerado como un teólogo clásico, especialmente en la denominación wesleyana, es igualmente claro sobre este punto. Él admite plenamente que “el pecado de Adán introdujo en su naturaleza tal impotencia radical y tal depravación, que es imposible que sus descendientes hagan algún esfuerzo voluntario (por sí mismos) tendiente a la piedad y la virtud”; y luego cita con gran aprobación una expresión de Calvino, en la que Calvino dice: “el hombre está tan completamente hundido, como anegado por una inundación, que ninguna parte suya es libre de pecado, y por tanto, todo lo que procede de él, es considerado pecado.””  (Spurgeon, La Autosuficiencia Eliminada No.345, págs. 5-6).

Si proseguimos leyendo el sermón, es interesante que Spurgeon ahora hace la diferencia entre “buenos arminianos” y “malos arminianos”. ¿Cuál es la diferencia entre un malo y un buen arminiano? La creencia en la doctrina de la Depravación Total, ya que es el problema en la mayoría de las denominaciones evangélicas no calvinistas, es que tienden al pelagianismo y al semi-pelagianismo. Y Spurgeon prosigue:

“Es muy satisfactorio contar con estos testimonios relacionados con la doctrina común de la Iglesia. Yo sé que algunos arminianos no creen ni siquiera lo mismo que creyeron Arminio o Richard Watson. Yo sé que algunos de ellos no entienden ningún credo, ni siquiera su propio credo, pues en todas las denominaciones hay hombres tan ignorantes de toda teología, que sobre cualquier base se aventuran a declarar que son arminianos, o calvinistas, sin saber lo que Calvino o Arminio enseñaron. Los arminianos estarían mucho mejor si por lo menos fuesen tan buenos como Arminio” (Spurgeon, La Autosuficiencia Eliminada No.345, pág. 6).

¿Se acuerdan de la opinión que tenía el jovencito Spurgeon acerca del Metodismo? “Son muy buenos para gente no convertida, pero de poca utilidad para los hijos de Dios” (Román, pág. 57). Ahora vemos aun Spurgeon, aún joven, pero que tiene una opinión muy diferente del metodismo y de los wesleyanos. Vemos no solo que cita a un teólogo moderno wesleyano (para sus días), Richard Watson, sino que ahora cambió totalmente su concepto del metodismo.

El 11 de Abril de 1861, Spurgeon, ahora de 27 años de edad, hizo el papel de maestro de ceremonias para una conferencia llamada “Exposición de las Doctrinas de la Gracia”, donde predico el sermón de introducción, llamado, “Malinterpretaciones del Verdadero Calvinismo Refutadas”, donde recalcó las coincidencias entre el Calvinismo con el Arminianismo, en especial con el Metodismo (Arminianismo Wesleyano), y donde pondero al fundador del Metodismo, John Wesley.

“Entonces al llegar a tiempos más modernos, hay una gran excepción. Aquel maravilloso avivamiento del Sr. Wesley en donde los Metodistas Wesleyanos tenían mucho que compartir. Pero permítanme decir que la fortaleza de la doctrina del Metodismo Wesleyano es su Calvinismo*. El gran corporativo de los Metodistas se alejaban del Pelagianismo en un todo, ellos contendían a favor de la total depravación del hombre, la necesidad de el involucramiento total del Espíritu Santo [en la Salvación del hombre; énfasis mío] y que el primer paso para este cambio no viene del pecador, sino de Dios. Ellos negaban que fueran Pelagianos.  ¿El Metodismo no sostiene como nosotros tan firmemente sustentamos, que el hombre es salvado por la operación del Espíritu Santo y solo del Espíritu Santo? ¿Y no están llenos los sermones del Sr. Wesley, que el Espíritu Santo es necesario para la regeneración?  Independientemente de cualquier error que haya hecho, ¡El (Wesley) continuamente predicaba la absoluta necesidad del nuevo nacimiento por el Espíritu Santo! Y hay otros puntos de grande concordancia; por ejemplo, este de la inhabilidad del hombre. No importa si algunas gentes nos ataquen cuando decimos que el hombre no se puede arrepentir o creer por su propia habilidad, los estándares antiguos Arminianos dicen lo mismo que nosotros. Es cierto, ellos afirman que Dios ha dado gracia a cada hombre, pero ellos no disputan el hecho, que aparte de la gracia, no hay habilidad humana para hacer lo bueno para ganarse su Salvación” (Spurgeon, Misrepresentations of Calvinism Cleared Away, pág. 15)

*Para entender lo que Spurgeon dijo, que la fortaleza del Metodismo era su Calvinismo (al parecer una contradicción, ya que el Metodismo Wesleyano es arminiano), debo citar la aclaración que hace el autor del blog Beyond Calvinism.

“Claro, que por “Calvinismo”, Spurgeon en su sermón, se está refiriendo únicamente a la doctrina de la “Depravación Total”, el único punto compartido entre el Calvinismo y el Arminianismo” (Beyond Calvinism, 2016).

Para más información sobre el dato que el Arminianismo comparte con el Calvinismo la doctrina de la Depravación Total, pueden leer las entradas pasadas de mi blog Introducción al Arminianismo: Los Cinco Puntos del Arminianismo”, “El Primer Punto del Arminianismo: La Depravación Total”

¿Dónde quedaron las aseveraciones del jovencito Spurgeon que el Metodismo era de poca utilidad para los hijos de Dios? Al leer los sermones y obras de John Wesley, Spurgeon, como decimos en mi tierra, “trago pinole”, dándose cuenta, que el Metodismo, tenía [y tiene] mucho que compartir” (Spurgeon, Misrepresentations of Calvinism Cleared Away, pág. 15).

Tal fue la admiración que tuvo Spurgeon a Wesley después de haber leído sus obras, que aún en su famoso sermón, “Una defensa al “Calvinismo””, Spurgeon se expresa así de Wesley.

“Las más atroces cosas se han dicho acerca del carácter y la condición espiritual de John Wesley, el moderno príncipe de los Arminianos. Solo puedo decir respecto de él, que a pesar de que detesto muchas de las doctrinas que el predicó, por él como hombre mismo tengo una reverencia que no tengo por ningún otro de sus seguidores; y si se necesitaran dos apóstoles para ser añadidos a los doce, no creo que puedan encontrarse dos hombres más idóneos para esto que George Whitefield y John Wesley. El carácter de John Wesleyestá más allá de toda imputación de auto-sacrificio, celo, santidad, y comunión con Dios; él vivió en un nivel más allá de los Cristianos comunes, y fue uno de aquellos “de los cuales el mundo no es digno”” (Spurgeon, UNA DEFENSA DEL “CALVINISMO”, pág. 6) .

Conforme el tiempo pasó, Spurgeon, al estudiar de fuentes primarias la teología de Arminio y Wesley, pasó a pensar que tanto en ambos sistemas, el Calvinismo y el Arminianismo, hay verdad como error y abogaba por tener una teología equilibrada entre los dos sistemas. El autor de Beyond Calvinism comenta:

“Para 1862, cuando Spurgeon tenía 28 años de edad, le encontramos diciendo que hay verdad en ambos sistemas del Calvinismo y el Arminianismo, y que no nos tenemos que ir a ningún extremo de ambos” (Beyond Calvinism, 2016).

En su sermón “Y le Plació a Dios” #3202, Spurgeon dice:

“¡Que “la Salvación es del Señor” es plenamente en las Escrituras como ninguna cosa vemos en la naturaleza! ¡Y que la destrucción es del hombre, es igualmente obvia, ambas de la naturaleza de las cosas y de la enseñanza de las Escrituras! Aférrate a las dos verdades de Dios (no trates de correr al extremo ya sea al extremo Hyper-Calvinista o Hyper-Arminiano). Hay algo de verdad en el Calvinismo y en el Arminianismo y aquel que se posee la Verdad de Dios no debe estar encerrado por un sistema o atado por el otro, pero tomar la Verdad de lo que se puede encontrar en la Biblia y dejarlo a la Verdad de Dios que le enseñe, cuando llegue a otro mundo, todo aquello que esta fuera de su comprensión” (Spurgeon C. H., 1862).

Esta declaración en este sermón, es chocante con la declaración en su Defensa al Calvinismo, encontrada en su Autobiografía, que aunque demostró su admiración a Wesley, aún dejaba ver su lado de calvinista acérrimo, cuando declaró: “El calvinismo no es otra cosa que el Evangelio”.

Es interesante ver, como con el tiempo, el pensamiento del joven Spurgeon (ahora de 28 años), se fue moldeando, encontrando, que en el Arminianismo también hay verdad, como error, y lo mismo en su propio sistema, el Calvinismo y como separa los dos extremos de ambos sistemas; el Hyper-Calvinismo y el Hyper-Arminianismo.

El Hyper-Arminianismo, no es más que el semi-pelagianismo, o pelagianismo que se ve en la mayoría de las iglesias evangélicas hoy en día; el  énfasis extremo hacia el libre albedrío y el olvido o hasta desmérito en la Gracia de Dios. Esto en días de Spurgeon, era muy común en muchos cristianos que mal usaban la etiqueta de “Arminianos”, pero que no se acataban a los credos originales del Arminianismo contenidos en las Obras de Arminio, ni en los Cinco Artículos Remostrantes, sino que le daban un énfasis desmedido al libre albedrío. Estos grupos estaban inmersos dentro de la Iglesia Anglicana, como los Laudianos, un grupo de seguidores del Obispo William Laud, quien, junto con una mezcla de Luteranismo y Catolicismo Romano y algo de Calvinismo, él y otros grupos se hacían llamar el “Arminianismo Inglés”, pero tendían más al pelagianismo y semi-pelagianismo, que Spurgeon en su sermón La Autosuficiencia Eliminada, hace referencia a ellos como “los antiguos pelagianos y su moderna prole” (Spurgeon C. H., La Autosuficiencia Eliminada No.345, pág. 5).  A estos grupos, se le estaba haciendo referencia Spurgeon, en su obra Defensa al Calvinismo, al referirse al arminianismo como “herejía de Roma”, ya que Laud, había introducido elementos del Catolicismo Romano en la teología de la Iglesia Anglicana.

El Hyper-Calvinismo, es la forma más extrema del Calvinismo, al llegar a extremos como de no evangelizar, porque los elegidos incondicionales serán salvos aún sin necesidad de predicarles del Evangelio. No hay iglesias hyper-calvinistas, o ministerios hyper-calvinistas, simplemente, el hyper-calvinismo, es el Calvinismo llevado al extremo, como dice el pastor y conferencista Bautista, Geoff Thomas en su artículo, La Batalla de Spurgeon Contra el Hyper-Calvinismo: “Cada vez que el Calvinismo es avivado, el Hyper-Calvinismo aparece. Y a la inversa, cuando el Calvinismo es eclipsado, entonces el Hyper-Calvinismo es la fuerza mayoritaria” (Thomas, 1995).

Una de las críticas más fuertes de los Hyper-calvinistas a Spurgeon, en sus tiempos, era que era un “mero Arminiano” (Thomas, 1995), por su insistencia en predicar el Evangelio a todos, y hacer el llamado al arrepentimiento a todos, una de las características del Hyper-Calvinismo es que el llamado solo es a los elegidos (Thomas, 1995).  Uno de los ataques de Spurgeon al Hyper-Calvinismo, fue su sermón “La Garantía de la Fe”, donde abiertamente Spurgeon criticó la creencia de una regeneración previa, como algo místico, o una obra de regeneración por el Espíritu Santo para que el hombre pueda entender el Evangelio, muy común en el calvinismo de hoy. En este sermón, el joven Spurgeon, cataloga de ridículo, el creer que se necesita ser regenerado antes para creer, algo que él llama el “conocimiento de la elección” (Spurgeon C. , 1863, pág. 5), algo así como el Testimonio del Espíritu nombrado en Romanos 8:16. Spurgeon dice:

“Si he de predicar a un hombre que es regenerado la fe en Cristo, entonces ese hombre, siendo regenerado, ya es salvo, y es algo innecesario y ridículo que yo le predique a Cristo y que le pida que crea para ser salvo, cuando ya ha sido salvado, ya que es regenerado. Pero ustedes me dirán que yo debo predicarles únicamente a los que se arrepienten de sus pecados. Muy bien; pero como el verdadero arrepentimiento del pecado es la obra del Espíritu, cualquier persona que sienta arrepentimiento es salva de manera sumamente cierta, porque el arrepentimiento evangélico no puede existir nunca en un alma no regenerada. Donde hay arrepentimiento ya hay fe, pues nunca pueden estar separados. Entonces, sólo he de predicar la fe a los que la tienen. ¡Eso es absurdo, ciertamente! ¿No equivale esto a esperar hasta que el enfermo sea curado para llevarle la medicina? Esto es predicar a Cristo a los justos y no a los pecadores” (Spurgeon C. , 1863, pág. 5).

Spurgeon, en este sermón, dice que la única garantía de fe en Cristo, es el llamado a creer en Jesús (Spurgeon C. , 1863, pág. 8), y defiende el derecho de los pecadores al llamado universal a la Salvación, recordando su propio testimonio de salvación en la pequeña capilla Metodista de Colchester.

“Multitudes de hermanos míos predican una salvación imposible. Cuán a menudo los pobres pecadores tienen hambre y sed de conocer el camino de la salvación pero se quedan sin recibir la predicación de una salvación disponible para ellos. Personalmente, no recuerdo que se me dijera desde el púlpito que creyera en Jesús como un pecador. Oía mucho acerca de sentimientos que yo pensaba que nunca iba a experimentar y una disposición mental que yo anhelaba; pero no encontré ninguna paz hasta que me llegó un verdadero mensaje de gracia inmerecida: “Mirad a mí y sed salvos, todos los términos de la tierra”” (Spurgeon C. , 1863, págs. 8-9) .

Sobre este sermón de Spurgeon, el pastor Goeff Thomas dice:

“Spurgeon predicaba que toda la Humanidad tenía extendida la garantía de creer, dándoles el derecho de poner su confianza en el Señor Jesús. La garantía es el mandato universal encontrado en la Palabra de Dios que todos los hombres deben arrepentirse de sus pecados y deben creer en el Señor Jesús” (Thomas, 1995).

Otro de los cargos por los cuales los Hyper-Calvinistas criticaban a Spurgeon, tildándolo de un “mero Arminiano”, es su pensamiento equilibrado, al encontrar verdad y error en ambos sistemas del Calvinismo y Arminianismo. Ahora, como un adulto maduro de 42 años de edad, en su sermón “El Orgullo Catequizado y Condenado”, decía que no solo el calvinista estaba en lo correcto, y que “El arminiano está en lo correcto en otros puntos”, ya “que hay mucho de verdad en el lado positivo de ambos sistemas y mucho de error en el lado negativo de ambos” (Pride Catechized and Condemned (No. 1271), 1876).

Spurgeon creía, que el Arminianismo estaba en lo correcto en cuanto no hacer a Dios responsable de la destrucción o pérdida del hombre (responsabilidad moral humana) pero que el Calvinismo estaba en lo correcto en que la Salvación solo es por Gracia, al decir:

“Si se me preguntara: ¿Por qué es condenado un hombre? Respondería como un Arminiano: “Él se destruye a sí mismo”. Yo no me atrevería a colocar la ruina del hombre a la puerta de la soberanía divina. Por otro lado, si se me preguntara: ¿Por qué es salvado un hombre? Solo podría dar la respuesta calvinista: “Él es salvado por medio de la Gracia de Dios”*. Yo no soñaría en atribuir la salvación al hombre mismo en ninguna medida” (Pride Catechized and Condemned (No. 1271), 1876).

*El Arminianismo no niega la Salvación por la mera Gracia de Dios, como el mismo Spurgeon lo dijo:

“Es cierto, ellos afirman que Dios ha dado gracia a cada hombre, pero ellos no disputan el hecho, que aparte de la gracia, no hay habilidad humana para hacer lo bueno para ganarse su Salvación” (Spurgeon, Misrepresentations of Calvinism Cleared Away, pág. 15)

El Arminianismo, no ve al ejercicio de la fe como una obra. Esto se verá en mi próxima entrega.

Cuatro años más tarde, a sus 47 años de edad, Spurgeon, haciendo referencia a sus críticos Hyper-Calvinistas, dijo en su sermón, “La Enfermedad del Corazón es Curable”,  Spurgeon dice que no le importa si le llaman un “Arminiano Calvinista” o un “Calvinista Arminiano”, siempre mientras esté centrado en la Palabra de Dios, además de que llama a los Arminianos, “Mis hermanos Arminianos” ¡Que diferencia de aquel jovencito Spurgeon que decía que los Arminianos adorábamos a otro “dios”!

“Yo he sido llamado un “Arminiano Calvinizado” o un Calvinista Arminianizado”, y estoy bastante a gusto con esto siempre y cuando me quede cerca de la Biblia. Yo deseo predicar lo que encuentre en este Libro no importando si lo encuentro en el libro de alguien o no” (Spurgeon C. H., Heart Disease Curable (No. 1604), 1881).

Conclusión

Podemos ver el peregrinaje teológico de Charles H. Spurgeon y el ejemplo de su humildad al no aferrarse a los dogmas de su sistema soteriológico. Esto debe ser un ejemplo para cualquier cristiano, sea Arminiano o Calvinista.

Espero haya sido de bendición,

Su hermano,

Rafael Stringel

 

Bibliografía

Pride Catechized and Condemned (No. 1271). (2 de Enero de 1876). Recuperado el 28 de Julio de 2018, de http://www.ccel.org: http://www.ccel.org/ccel/spurgeon/sermons22.i.html

Beyond Calvinism. (31 de Diciembre de 2016). From Cage-stage to “Arminian Calvinist or a Calvinistic Arminian”: Charles Spurgeon’s theological journey. Recuperado el 8 de Julio de 2018, de Beyond Calvinism Blogspot: http://beyondcalvinism.blogspot.com/2016/08/from-cage-stage-to-arminian-calvinist.html

Beyond Calvinism. (23 de Mayo de 2016). Great Quotes: Charles Spurgeon on the “exceedingly close agreement” of Arminianism and Calvinism. Recuperado el 21 de Julio de 2018, de http://beyondcalvinism.blogspot.com/: http://beyondcalvinism.blogspot.com/2016/05/great-quotes-charles-spurgeon-on.html

Boyer, O. (1983). Biografías de Grandes Cristianos. Deerfield Florida USA: Editorial Vida.

Román, A. (s.f.). Otro Peregrino. Recuperado el 8 de Julio de 2018, de Spurgeon.com.mx: http://www.spurgeon.com.mx/op-biografia/Otro-Peregrino.pdf

Sproul, R. C. (13 de Marzo de 2015). Cage-Stage Calvinism. Recuperado el 8 de Julio de 2018, de © 2018 Ligonier Ministries: https://www.ligonier.org/blog/cage-stage-calvinism/

Spurgeon, C. (30 de Septiembre de 1863). La Garantía de la Fe. (A. Román, Ed.) Recuperado el 26 de Mayo de 2018, de http://www.spurgeon.com.mx: http://www.spurgeon.com.mx/sermon531.pdf

Spurgeon, C. H. (19 de Octubre de 1862). “It Pleased God” (No. 3202). Recuperado el 28 de Julio de 2018, de http://www.ccel.org: http://www.ccel.org/ccel/spurgeon/sermons56.xxv.html

Spurgeon, C. H. (19 de Junio de 1881). Heart Disease Curable (No. 1604). Recuperado el 28 de Julio de 2018, de http://www.ccel.org: http://www.ccel.org/ccel/spurgeon/sermons27.xxx.html?highlight=spurgeon,arminian#highlight

Spurgeon, C. H. (1 de Junio de 2005). Covenant Blessings (No. 2681). Recuperado el 8 de Julio de 2018, de CCEL.org; copyright 1993-2015 Harry Plantinga: http://www.ccel.org/ccel/spurgeon/sermons46.xxvi.html

Spurgeon, C. H. (s.f.). La Autosuficiencia Eliminada No.345. Recuperado el 8 de Julio de 2018, de http://www.spurgeongems.org: http://www.spurgeongems.org/schs345.pdf

Spurgeon, C. H. (s.f.). Misrepresentations of Calvinism Cleared Away. Recuperado el 8 de Julio de 2018, de https://www.bereansoftallassee.com: https://www.bereansoftallassee.com/articles/Spurgeon-ADefenseOfCalvinism.pdf

Spurgeon, C. H. (s.f.). UNA DEFENSA DEL “CALVINISMO”. (A. León, Ed.) Recuperado el 22 de Julio de 2018, de http://www.clir.net: http://www.clir.net/pdf/boletin0501/0501cspurgeon_defensadelcalvinismo.pdf

Thomas, G. (Julio de 1995). Spurgeon’s battle with hyper-Calvinism. Recuperado el 28 de Julio de 2018, de © 2018 Evangelical Times: https://www.evangelical-times.org/26619/spurgeons-battle-with-hyper-calvinism/

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Juan Sequera dice:

    Waoo! Hermano excelente artículo! Tenia esa duda del arminianismo y el calvinismo desde hace mucho y veo que estuve equivocado al pensar que el arminianismo era incorrecto en sus postulados, ya veo el arminianismo no es lo que yo pensaba que era sino que hoy en día disfrazan el arminianismo de pelagianismo y sus extremos, en cuanto al calvinismo creo que tenia un pensamiento al spurgeon que consideraba herejia al arminianismo, pero me ha abierto los ojos, gracias por tan útil blog!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s