El Cortejo Bíblico; El plan de Dios para el cortejo

novios-tomados-de-la-mano

Introducción

Hoy en día en la Iglesia Evangélica, los jóvenes han copiado el molde del mundo en el tema de buscar pareja. Hollywood les ha “vendido” la idea del noviazgo. El noviazgo comprende una relación de pareja de un tiempo indeterminado. Aunque esa relación debería ser para matrimonio, no siempre termina así, y por lo general conlleva decepciones y heridas emocionales muy profundas, ya que a falta de compromiso, el chico o a veces la chica, quieren experimentar con múltiples parejas sin compromiso. Para cuando se casan, lo general, es ya tener un historial amplio de ex parejas. En este artículo veremos el modelo de Dios para el cortejo.

Una Mala Noticia

¡Nunca escribo artículos que empiezan con malas noticias pero hoy lo hare! Si estas creyendo que este artículo trata sobre el “Noviazgo Cristiano”, título de millares de libros cristianos; estas equivocado; No, no lo es. La mala noticia es: En la Biblia, el término noviazgo no existe. ¿Cómo? Si, ¡Escuchaste bien! ¡No existe! Puedes buscar en la mejor concordancia que tengas y no encontrarás ese término. ¿Por qué? Porque el noviazgo es un concepto moderno, muy alejado de las costumbres bíblicas y mas aun, alejado del patrón original de Dios.

El noviazgo lo define el Rev. Bill Gothard en su libro “Siete Secretos del Cortejo para un Matrimonio Exitoso”, como sigue:

“El noviazgo básicamente es un acuerdo entre un muchacho y una muchacha para practicar compañerismo sin ningún compromiso de matrimonio. Continúan su amistad mientras que se vean satisfechas sus necesidades sociales. Si estas necesidades no se ven satisfechas, o si uno de los novios encuentra a otra persona y piensa que esa persona podrá satisfacer de mejor manera sus necesidades, entonces se produce una “ruptura” con sentimientos dañados, y la posibilidad de deshonra del cuerpo, del alma o el espíritu”. (Gothard, 2010, pág. 31)

“Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros,  dice Jehová,  pensamientos de paz,  y no de mal,  para daros el fin que esperáis” (Jeremías 29:11).

Dios nunca pensó para el hombre o la mujer el ser lastimado sentimentalmente por pareja tras pareja. Eso es una consecuencia por haberse salido del patrón original de Dios. Ya que el término de noviazgo es un término erróneo, decidí mejor usar el término cortejo.

El Cortejo Bíblico

cortejo-biblico-time-line

El Rev. Bill Gothard define el cortejo como:

“El cortejo es un período de tiempo durante el cual un joven maduro, piadoso, y una mujer, con la aprobación de los padres de ambos, buscan confirmar la dirección de Dios respecto a su posible matrimonio”. (Gothard, 2010, pág. 71).

Como bien lo definió el Rev. Gothard, el cortejo es un tiempo para confirmar la voluntad de Dios respecto a un posible matrimonio entre la pareja. No es para simplemente salir y pasarla bien, o solo por atracción física, que eso lo veremos más a fondo en la segunda parte de este artículo.

El proceso del cortejo consta de dos periodos y dos acontecimientos.

Periodos:

  • Periodo de Amistad.
  • Periodo de Desposorio.

Acontecimientos:

  • Compromiso.
  • Boda.

Periodo de Amistad.

En los tiempos bíblicos, las mujeres se tomaban como esclavas, por las que las veían como una posesión (Alfarero), por lo que muchos de los matrimonios eran arreglados, aunque no todos. Ahora en nuestros tiempos, en nuestra cultura occidental, esas prácticas ya se erradicaron.

El tiempo de amistad, yo lo defino tal cual. Es un periodo donde esa persona especial es tu amiga especial (en la segunda parte, hablaré de como el varón es el que debe iniciar todo). Es un periodo de tiempo indefinido (puede ser de toda la vida, o el tiempo suficiente para conocerse bien mutuamente) donde no se hablan románticamente, pero se conocen como son y ven sus afinidades, aunque, en un principio, sin ningún interés romántico.

Primer acontecimiento: El Compromiso.

El Rev. Gothard lo define como:

“El compromiso comienza cuando los padres de ambos hayan dado su aprobación definitiva y la señorita haya aceptado la propuesta de matrimonio de parte del pretendiente” (Gothard, 2010, pág. 72)

Como advertí desde el principio, yo no voy a hablar sobre el noviazgo, sino sobre el cortejo con bases bíblicas. Una relación, que va más allá de la amistad entre dos personas del sexo opuesto debe mirar siempre como mira el matrimonio. Sé que para algunos esta información será chocante, ya que el noviazgo como lo ve el mundo y lo ofrece el mundo carece de un elemento importante: El compromiso. En las películas de Hollywood y en la vida real se ve como los jóvenes pasan de relación en relación sin ningún tipo de compromiso, solo para satisfacerse a sí mismos y cuando esta pareja ya no les satisface, “cortan”, y se van con otra, muchas veces no importando si lastimaron al otro.

Algo que ya alcanzó el joven pretendiente para la etapa del compromiso, es la aprobación de los padres de la joven y de los suyos. Es importante honrar a los padres.

“Honra a tu padre y a tu madre,  para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da” (Éxodo 20:12).

“Hijos,  obedeced en el Señor a vuestros padres,  porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre,  que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien,  y seas de larga vida sobre la tierra” (Efesios 6:1-3).

El tener la aprobación de los padres es algo que aún el tan llamado “noviazgo cristiano” pasa por alto. Muchas veces, la chica llega a la casa de sus papás con su nuevo novio diciendo: “Papá, ¡Te presento a mi nuevo novio!” y el padre con una sonrisa muchas veces fingida está pensando en su interior: “Bueno, ¿Y este muchacho de donde salió?” Es importante tener la aprobación de nuestros padres, ya que así aseguramos que todo nos va a salir bien.

El periodo del desposorio:

El Rev. Bill Gothard lo define así:

“El desposamiento es la práctica mediante la cual dos familias llegan a un acuerdo para el matrimonio de su hijo e hija. El acuerdo le da carácter legal al matrimonio, aun cuando no se consuma hasta una fecha posterior” (Gothard, 2010, pág. 73).   

Este periodo es después del compromiso, y técnicamente ya la pareja se considera casada. Los rabinos enseñaban que este era un periodo entre seis meses a un año (Alfarero). Esto lo podemos ver claramente en el matrimonio entre José y María, la familia que Dios quiso que fueran la familia de Jesús aquí en la Tierra.

“El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José,  antes que se juntasen,  se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido,  como era justo,  y no quería infamarla,  quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto,  he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José,  hijo de David,  no temas recibir a María tu mujer,  porque lo que en ella es engendrado,  del Espíritu Santo es” (Mateo 1:18-20).

“Y José subió de Galilea,  de la ciudad de Nazaret,  a Judea,  a la ciudad de David,  que se llama Belén,  por cuanto era de la casa y familia de David;  para ser empadronado con María su mujer,  desposada con él,  la cual estaba encinta” (Lucas 2:4-5).

Al momento de quedar embarazada María por obra del Espíritu Santo, María y José estaban desposados. Podemos ver esto en el versículo 5 de Lucas capítulo 2 al mencionar que María era mujer de José y estaban desposados, es decir, ya se les tomaban como esposos, aunque en el desposorio, no vivían juntos aún y las relaciones sexuales estaban prohibidas hasta el día de la boda. Es por eso que María fue tomada como una mujer adúltera o fornicaria.

“Vosotros hacéis las obras de vuestro padre.  Entonces le dijeron: Nosotros no somos nacidos de fornicación;  un padre tenemos,  que es Dios” (Juan 8:41).

Uno de los pasajes bíblicos más mal entendidos en la cristiandad es el siguiente:

“También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer,  dele carta de divorcio. Pero yo os digo que el que repudia a su mujer,  a no ser por causa de fornicación,  hace que ella adultere;  y el que se casa con la repudiada,  comete adulterio” (Mateo 5:31-32).

Muchos cristianos creen que el divorcio solo es válido si alguno de los cónyuges adultera. Pero en este pasaje, Jesús no está hablando de adulterio, sino de fornicación. El error común, es que se trae este pasaje a “tiempos actuales” y no se transporta este al contexto del desposorio. Si una mujer tenía relaciones con otro hombre durante el desposorio, el hombre podía dar carta de repudio (divorcio) y no casarse con la mujer.

¿Qué hacía el novio en el transcurso que duraba el desposorio? Dejemos que el Rev. Gothard nos lo responda:

“Después del acuerdo del desposamiento, el novio regresa a la casa de su padre y construye un hogar para su novia” (Gothard, 2010, pág. 73). 

Esto lo podemos ver como Jacob trabajo arduamente por Raquel por siete años completos.

“Así sirvió Jacob por Raquel siete años;  y le parecieron como pocos días,  porque la amaba” (Génesis 29:20).

Acontecimiento de la Boda:

“En un momento no anunciado, el novio regresa por su novia. Este regreso es un evento festivo que concluye con la fiesta de bodas” (Gothard, 2010, pág. 73).

En el mundo las bodas son diferentes por cuestiones culturales y religiosas pero tienen algo en común: ¡Es una fiesta! Es donde los novios dan sus votos delante de la ley del país (delante de un juez o autoridad) y delante de Dios. El matrimonio entre el hombre y la mujer es una institución sagrada que debe ser preservada y defendida.

Conclusión

Como vemos, la forma en que se hacía el cortejo entre parejas era muy diferente en la Biblia y la Iglesia se ha apartado grandemente de este patrón bíblico siguiendo la corriente del mundo, como lo es el noviazgo.

“Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto” (Romanos 12:2; Traducción en Lenguaje Actualizado 2002).

Espero haya sido de bendición,

Rafael Stringel

 

Bibliografía

Alfarero, C. C. (s.f.). Iglesia Evangélica El Alfarero. Recuperado el 24 de Agosto de 2016, de http://www.iglesiaevangelicaelalfarero.com/curiosidades/los-desposorios-y-las-bodas-entre-los-jud%C3%ADos/

Gothard, B. (2010). Siete Secretos del Cortejo para un Matrimonio Exitoso. Oak Brook IL USA: Institute in Basic Life Principles.

Todas las citas bíblicas han sido tomadas de la traducción Reina Valera 1960 de las Sociedades Bíblicas Unidas, al menos que se indique lo contrario.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s