Hágase conmigo conforme a tu Palabra

hagase-conmigo

“Al sexto mes el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David; y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril;  porque nada hay imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia” (Lucas 1:26-38).

María, según los estudiosos, era una adolescente (Bailey, 1999, pág. 18) de aproximadamente 15 años de edad. Ella estaba desposada con un varón llamado José, que era carpintero, según los estudiosos de unos 25 a 30 años (era la edad cuando los hombres ya tenían un oficio digno para mantener a una esposa, aunque otros comentaristas dicen que podría tener una edad entre los 40 años (EC Wiki, 2016).

Como toda virgen desposada y de la edad de 15 años, María tenía muchos sueños y anhelos. Tal vez, ella estaba pensando: ¿Cuantos hijos tendría con José?, ¿Cómo sería su casa, su futuro hogar? En eso, un ángel se le apareció en la privacidad de su recamara y le dijo:

“Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería esta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia delante de Dios. Y ahora, concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David su padre; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin” (Lucas 1:28-33).

María se turbó o sorprendió por la salutación del ángel del Señor. A contrario de la tradición Católico Romana, ella nunca recibió el elogio del ángel. El ángel del Señor, le comunicó los planes de Dios para su vida; Ella sería la virgen que cumpliría la profecía del profeta Isaías, muchísimos siglos antes que ella:

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel” (Isaías 7:14).

Es comprensible que María cuestionara al ángel de cómo se cumpliría esta palabra en ella, porque era virgen y no conocía varón (no había tenido relaciones sexuales aún), pero el ángel le explicó:

“Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios. Y he aquí tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril;  porque nada hay imposible para Dios” (Lucas 1:34-37).

La concepción de Jesús sería sin la mano del hombre, sería una obra del Espíritu Santo, por lo que Jesús no es hijo de un humano, sino es Hijo de Dios, hecho hombre.

El quedar embarazada sin estar casada aún (María estaba comprometida, no casada aún) era algo peligroso. Según la ley de Moisés, la fornicación por parte de una virgen, era un delito o pecado con sentencia de muerte (Deuteronomio 22:13-21), por lo que el obedecer a Dios, le costaría mucho o todo en la vida de María, el repudio de la sociedad o aún le podría costar la muerte (el repudio de la sociedad, aún estaba incluso cuando Jesús ya estaba en su ministerio público, una vez los fariseos le contestaron a Jesús: “Entonces le dijeron: “Nosotros no somos nacidos de fornicación; un padre tenemos, que es Dios” (Juan 8:41b), lo que implicaban era: Nosotros no somos bastardos como tú, que ni sabes quién es tu padre, pero vemos la respuesta de María:

“Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia” (Lucas 1:38).

¿Estás dispuesto a ser como María? ¿Estarías dispuesto a rendirte por completo al Señor sin importar las perdidas?

“He aquí la sierva del Señor”. Sierva era igual a decir esclava. En los días del Nuevo Testamento, alguien podía ser esclavo por varias causas: Una era el incumplimiento con los pagos de un préstamo y la otra era ser cautivado en alguna guerra. Los esclavos no tenían ningún derecho propio, eran considerados como un objeto para sus amos. Ese es el tipo de rendición que el Señor quiere de nosotros: No tener ningún tipo de derecho propio, solo someternos a la Voluntad Perfecta del Señor. Muchos quieren hacerse llamar “Siervos del Señor” pero sin pasar por ninguna tribulación. Quieren ser grandes tele-evangelistas, tener fama, dinero y viajar por el mundo, pero no siempre es así.

Hoy en día se predica un Evangelio que dice más o menos así: “El Señor quiere que se hagan realidad tus sueños”; Pero el Señor dice: ¡Rinde todo ante mí!

¿Quieres dejar tus sueños a un lado por Dios? Dios los puede cumplir, si están dentro de su Voluntad, pero: ¿Los quieres rendir? ¿Quieres seguir tus anhelos? o decir:

“Hágase conmigo conforme a tu palabra”.

Saludos y bendiciones,

Rafael Stringel

Bibliografía

Bailey, B. J. (1999). El Evangelio de Lucas. Waverly NY USA: Zion Christian Publishers.

EC Wiki. (2016). San Jose. Recuperado el 17 de Diciembre de 2016, de EC Wiki Enciclopedia Católica Online: http://ec.aciprensa.com/wiki/San_Jos%C3%A9

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s